Sábado, 4 Febrero, 2023
Telefonía

¿Qué pasa si no puedo pagar una deuda?

Una vez que la deuda está con un cobrador, su primera tarea es contactarte y confirmar que eres la persona que están buscando, es decir, que tienes la información de contacto correcta y que eres el dueño de esa deuda en particular. .

Aquí es donde suele ocurrir el proverbial juego de las escondidas. Esquivas al cobrador y ellos hacen todo lo posible para perseguirte y llamarte para ver cómo estás.

Otros embargos

En el caso de deudas menores, como las de tarjetas de crédito, préstamos personales o préstamos de nómina, es poco probable que haya un proceso judicial; sin embargo, si lo hay, lo más probable es que haya una incautación de bienes.

Es decir, dependiendo del tamaño de la deuda, la persona indicada tendrá que responder con los bienes físicos que posee y se encuentran dentro del lugar donde vive; e incluso si la deuda es alta y la casa en la que vives es de tu propiedad, también puedes perderla.

Pasos a seguir si no puede pagar

Acumular deudas, no poder pagar y no tener activos para hacer frente a esas deudas puede causar mucho estrés.

El primer paso para acabar con ese estrés es decidirte a tomar el control de tus finanzas.

Primera cuota impagada

Se empiezan a aplicar intereses de demora, superiores al interés normal del producto, pero que no podrán superar en dos puntos porcentuales el interés normal del préstamo.

Asimismo, también se cobra la denominada comisión por reclamación de posiciones deudoras, coste que nos aplica la entidad por los recibos devueltos y por avisarnos que debemos pagar el préstamo mensual, cuyo coste es suele rondar los 30€ y los 45€.

Recuerda:

Si por alguna razón estás pasando por una situación económica difícil que te impide cumplir con tus obligaciones, actúa rápido, antes de dejar de pagar, acércate a tu amigo, familiar o entidad financiera y plantee la posibilidad de trabajar en la elaboración de un plan de pagos que sea realista y que le dé el margen de maniobra necesario para seguir pagando las cuotas debidamente. En el caso de las entidades financieras, puedes optar por estas alternativas de negociación.

Por último, debes ser consciente de que nadie está exento de una situación en la que sus ingresos se vean gravemente afectados, como la pérdida del trabajo o una enfermedad. Es por eso que siempre debe mantener una actitud responsable hacia la deuda. Para ello te recomendamos consultar nuestro curso virtual sobre deudas haciendo clic aquí.

¿Cuál es tu reacción?

Artículos Relacionados

1 of 2